Mas fuerte que nunca, Coalo Zamorano