La Convención se despide de Sudamérica